Una de las labores que desarrollo en el Grupo COPE es la de innovación audiovisual. Una tarea en la que la vocación por la imagen y el sonido es fundamental. Se trata de buscar nuevos formatos y propuestas en el entorno multimedia. El vídeo es un elementos cuyo peso hoy en día es muy elevado. Cada uno de nosotros vemos contenidos en infinidad de dispositivos, plataformas y de modos muy diversos. Es en ese contexto donde puse en marcha uno proyecto de gran envergadura. La idea era sencilla de planteamiento, pero a la vez mostraba una complejidad técnica y logística indudable: atravesar de punta a punta España en coche eléctrico.

Si bien es cierto que se habían visto reportajes en medios digitales e incluso en televisión acerca de recorridos en este tipo de vehículos, solían ser de corta duración. En el caso de la idea que planteé, era mucho más ambiciosa, ya que buscaba sacar una serie de conclusiones elevadas al llevar el desafío a lo grande. El tiempo para realizarlo sería de solo 5 días. En ellos deberíamos intentar llegar desde el Cabo de Gata al Cabo de Finisterre. Más de 1.000 kilómetros recorriendo la geografía española en el que además de realizar un retrato de la movilidad eléctrica en España, analicé varias claves de este tipo de vehículos.

La idea salió adelante junto con Endesa y la producción del viaje se puso en marcha. Para ello me encargué de realizar un análisis de la actualidad en torno a este tipo de movilidad. Era importante tener en cuenta el coche con el que iba a realizar el viaje para así poder atender a las características del mismo. Sobre todo debía tener en cuenta el tipo de carga. Dependiendo de ello podría recargar en ciertos sitios y a una potencia u otra. Otro de los puntos claves era la autonomía del vehículo. Un mayor kilometraje con una sola carga permitiría recorrer más camino sin necesidad de tener que parar de forma obligatoria. Con esos dos aspectos resueltos, se podía empezar a elaborar un itinerario, una ruta de viaje. No obstante, hacía falta otro aspecto clave: los puntos de obligado paso para la realización de reportajes. Es decir, no hicimos una ruta porque sí, sino que atendió a unos criterios de interés para los temas que tratábamos en cada lugar.

Con el mapa de las estaciones de carga de puntos eléctricos, la fase de elaborar un plan de ruta fue larga y laboriosa. No es fácil establecer dónde parar y cargar. Sobre todo porque había que establecer un baremo de kilómetros medio frente a la autonomía teórica y tener siempre un margen de seguridad. No sería gran idea que el coche se parase en medio de a carretera. Entonces el viaje habría sido en vano. Se habría puesto en riesgo todo el proyecto llevado a cabo. Es por ello que hice unos cálculos aproximados de consumo medio a los que dejaba siempre un margen holgado de 100 kilómetros. Cabe hacer referencia que las condiciones se subida, bajada, el aire acondicionado o los sistemas de audio también suponen un gasto energético que tener en cuenta. El plan de viaje que acabé comprendía todas estas variables, y además la de ir a sitios que sirvieran en el interés informativo relativo a este tipo de movilidad. Resolutivamente el mapa de España se dividió en 5 etapas en las que se pretendía recorrer más de mil kilómetros.

Jorge Miralles

Comunicador Audiovisual Premio Nacional de Fin de Carrera. Actualmente trabajando como Senior Producer & Designer en el Grupo COPE

Contacto

Ponte en contacto conmigo por correo en info@jorgemiralles.es o a través de mis redes sociales

Competencias profesionales

Adobe Premiere
Adobe After Effects
Grabación de vídeo
AVID

Idiomas

  • Castellano – Nativo
  • Inglés – B2
  • Valenciano – C1 (JQCV)