¿Todos sabemos editar hoy en día?

Hoy en día parece que todos sabemos editar. Quien más y quien menos ha cogido alguna vez un vídeo, lo ha metido en una aplicación móvil, ha seleccionado unos planos, lo ha recortado o le ha puesto unos filtros. Vivimos en una era en la que el audiovisual se ha democratizado. Los smartphones que mucha gente tiene pueden graban vídeos que hace unos años serían impensables. En ese contexto, lo interesante es no solo saber editar, sino saber editar bien. Ahí está la clave para diferenciarse, para ir más allá de la persona que corta y pega planos. Pero, ¿cómo se consigue eso? Así fue como de una manera inesperada lo hice yo: la edición lineal.

Y para hablar de edición lineal, me tengo que ir hasta el año 2015. Año en el que estaba acabando la carrera universitaria de Comunicación Audiovisual, y en el que disfruté sobremanera de asignaturas que me apasionan como la de realización televisiva. Pero volviendo a la edición, en cuanto acabé la carrera, recibí una llamada, la de RTVE. Me habían seleccionado para hacer prácticas en la sede de Valencia. Y allí me fui, un par de meses que fueron cuanto menos, intensos y llenos de aprendizaje. Un aprendizaje que empezó cuando nos explicaron que editaban por aquel entonces en lineal. Evidentemente lo había estudiado, lo había leído, me lo habían enseñado, pero jamás había practicado una edición lineal.

Editora de vídeo lineal

Editar no es ‘pegar’ planos

Para los que no lo saben, una edición lineal, a diferencia de la no lineal, es un proceso en el cual los planos los ensamblas uno detrás de otro, sin posibilidad de dar a Control Z. Una manera de trabajar en la que vas disponiendo los trozos de vídeo, uno detrás de otro. Primero uno, luego el siguiente y tras ello el tercero. Tal y como he comentado, no hay posibilidad de cambiar de opinión. Si así lo hicieses, lo que habría que hacer es o bien rellenar el hueco del plano que quieres sustituir con otro plano o bien, borrar todo y empezar de nuevo.

¿Cómo la edición lineal me ayudó a mejorar la edición?

Y entonces me diréis: Jorge, ¿cómo una edición lineal te ayudó a editar mejor? Pues es muy sencillo. En cuanto empiezas a editar de esa forma, tomas conciencia de que no puedes ir hacia atrás más que para corregir pequeños errores. De esa manera, aprendes poco a poco, a saber y tener conocimiento de qué es lo que quieres hacer antes de ponerte a hacerlo. Te haces un esquema mental o en papel de la estructura de tu vídeo, visionas y editas. Por ello, evitas unos errores que, bajo mi punto de vista, son muy habituales hoy en día: ponerte a editar sin sentido, ni orden ni nada. Simplemente poniendo planos, quintando y probando. Perdiendo en definitiva un tiempo muy grande en no hacer nada.

Si sabes lo que vas a hacer, lo haces de una manera más solvente, más certera y más rápida que si no lo sabes, y eso, a través de la edición lineal es algo que se aprende y se desarrolla con el tiempo. Es algo que aprendí y cada vez que puedo intento enseñarlo. Y pensar, sobre todo pensar, antes de hacer las cosas. Porque editar es algo que pueden saber muchos, pero editar bien, es una cuestión bien distinta.